Se AC necesaria la UNIDAD.

              El pasado 2 de julio ha concluido el proceso de Elecciones Primarias 2017, quedando ya definidas las candidaturas presidenciales que disputarán la primera magistratura de nuestro país en noviembre y diciembre próximos.

Desde su origen, nuestra demanda no es una opción neutra, carente de sentido crítico del país en que estamos viviendo. Por lo tanto, en el escenario político actual, sentimos la responsabilidad de reafirmar que queremos aportar en la construcción de un país más equitativo y justo, con un nuevo acuerdo de convivencia, un cambio en las reglas del juego, que permita destrabar el libre  ejercicio  de la política  y determinar  las normas de nuestra comunidad de acuerdo a la decisión mayoritaria de la población. En definitiva, queremos más y mejor democracia.

Por lo tanto, en las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias, tenemos no sólo la oportunidad, sino el deber de apoyar y trabajar con todas las candidaturas comprometidas con una nueva Constitución que nos represente a todas y todos, y garantice y promueva la democracia, la transparencia, la participación ciudadana y todos los derechos fundamentales como ejes orientadores de nuestra convivencia. Ha llegado el momento de enfrentar y derrotar definitivamente a aquellos conservadores transversales que han negado sistemáticamente el ejercicio de la soberanía popular.

Comprendemos los legítimos esfuerzos por diferenciar las opciones políticas progresistas, pero también tenemos claro que nuestro país no resiste que, en ese afán, el mando del Ejecutivo y las mayorías parlamentarias queden en manos de aquellos que quieren mantener el mismo cuadro político marginado de la participación ciudadana que ha dañado la confianza, credibilidad y legitimidad de nuestras instituciones fundamentales, llegando a los niveles más bajos de aprobación y adherencia democrática.

Ningún conservador se inhibirá del ejercicio del poder, porque celebremos triunfos morales o porque las abstención supere los porcentajes con que son electos. Ya no podemos seguir culpando a los que siempre han defendido la actual institucionalidad. Cualquier escenario futuro nacional será responsabilidad de nuestra capacidad de participación, generosidad y unidad en la democracia representativa.

Hay momentos (y éste es uno de ellos) en que los idearios políticos y sociales se legitiman buscando los puntos fundamentales de intersección programáticos  y no contra los mismos que soñamos con un mejor país. En cada campaña electoral de este 2017 debe visualizarse ese compromiso, esa generosidad y también cierta capacidad de renuncia a los fines propios, desde la primera a la última hora, por la causa común.

Llamamos al Pueblo a apoyar incansablemente a los #CandidatosPorAC en las elecciones parlamentarias y presidenciales para contar con un Gobierno y un Congreso que reconozca nuestra soberanía y dote a la ciudadanía de un acceso real a la deliberación de los contenidos de la futura Constitución.

Convocamos, por último,  a las organizaciones sociales y políticas que programáticamente adhieren a la Asamblea Constituyente, a que realmente asuman la causa constituyente en la práctica y no sólo como simbolismo, privilegiando en todo momento el trabajo constructivo, respetuoso y unitario, asegurando que en la segunda vuelta presidencial sumaremos nuestros esfuerzos para seguir teniendo el privilegio ser constructores del Chile que nos debemos.

Coordinación Nacional Marca AC

Julio de 2017

Related Posts